Asume Lacalle Pou en Uruguay

El miércoles 20 de noviembre en las calles de Las Piedras donde, incluso al anochecer, seguía habiendo un calor sofocante. Miles de seguidores de Luis Lacalle Pou, de 46 años, candidato ganador de la derecha en la segunda vuelta de las elecciones presidenciales del domingo 24 de noviembre, se habían reunido en esta ciudad a 30 kilómetros al norte de Montevideo.

Ahora ya con el triunfo conseguido, se prepara todo para su asunción el 1 de marzo.

Llegando al escenario a los gritos de Presidente el hombre que se acredita en las encuestas con casi el 50% de los votos defendió su “coalición multicolor”, la del pueblo, no la de los partidos políticos.

La alianza electoral formada entre las dos vueltas -incluyendo el histórico Partido Nacional (PN) del Sr. Lacalle Pou y el Partido Colorado (centro derecha) y una nueva de la extrema derecha, Cabildo Abierto- tenía buenas posibilidades de ganar contra el Frente Amplio, la coalición de izquierda que ha gobernado el país desde 2005.

La oposición ha hecho una muy buena campaña. El Sr. Lacalle Pou, ex senador del Partido Nacional, hijo del ex Presidente Luis Alberto Lacalle comenzó a construir alianzas desde muy temprano, el Frente Amplio subestimó la oposición, dijo Adolfo Garcé, profesor de ciencias políticas de la Universidad de la República en Montevideo.

¿La sociedad se ha cansado del Frente Amplio?¿Quince años en el poder es demasiado tiempo?

Daniel Martínez, de 62 años, ex intendente de Montevideo y candidato del Frente Amplio, quedó en primer lugar en la primera vuelta de las elecciones presidenciales del 27 de octubre, con el 39% de los votos, diez puntos por delante del Sr. Lacalle Pou. Pero la reunión de todos los partidos de la oposición detrás de él para la segunda ronda deja pocas esperanzas para el representante de la izquierda.

Martínez quiso distanciarse de los líderes históricos del Frente Amplio, Tabaré Vázquez [presidente desde 2015 tras un primer mandato entre 2005 y 2010] y José Mujica en el poder de 2010 a 2015, pero no tiene su carisma, dijo Adolfo Garcé.

El problema de la inseguridad y el triunfo

“Es bueno cambiar”, uno de los lemas del Sr. Lacalle Pou, aparecía en los carteles colocados en todo Montevideo. En las calles de Aguada, un barrio de clase media en el centro de la capital, son más bien los colores del Frente Amplio los que se despliegan en los decrépitos muros. Aquí, la mayoría de los habitantes siguen votando a la izquierda, pero los partidos de derecha hicieron un sorprendente avance el 27 de octubre y logró superar por escasos miles de votos en la segunda vuelta.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *