Cuba aprueba en referéndum el “Código de la Familia”, que incorpora nuevos derechos inclusivos

Primera modificación:

La isla caribeña votó a favor de un referéndum que abre la puerta al matrimonio entre personas del mismo sexo, la subrogación y aborda la violencia de género, entre otros derechos que apuntan a proteger a las minorías. La aprobación del “Código de Familia” coloca a Cuba al frente de la política social progresista impulsada en los últimos años en América Latina.

Un importante paso adelante en un país que durante décadas ha marginado la diversidad.

Con el 66,8 % de los votos a favor del “Sí”, Cuba aprobó en referéndum el llamado “Código de Familia”, un conjunto de medidas que apoya la Matrimonio y uniones civiles entre personas del mismo sexo, adopción por parejas del mismo sexo y gestación subrogada.

El código de 100 páginas también aborda la violencia de género, promueve una distribución equitativa de los derechos y responsabilidades domésticos entre hombres y mujeres.

“Este código iguala a todos”, dijo José Antonio Fernández, un habanero de 73 años que votó a favor de la medida.


Los resultados fueron confirmados este lunes por el Consejo Nacional Electoral (CEN) tras la histórica votación del domingo 25 de septiembre.

Según cifras oficiales facilitadas por la presidenta de la CEN, Alida Balseiro, el 33,13% de los votantes votaron en contra, mientras que la abstención se situó en el 25,01%.

La medida requirió más del 50% de los votos emitidos para convertirse en ley.

La participación es de alrededor del 74%.

A diferencia de otras normas como el Código Penal, es el único proyecto que ha sido sometido a referéndum entre las 70 leyes actualizadas con la nueva Constitución.

“El amor ya es ley”

Tras conocer los resultados este lunes, el presidente Miguel Díaz-Canel expresó su “alegría” a través de su cuenta de Twitter, en medio de lo que advirtió será una semana “difícil” por la previsible llegada del huracán Ian.

Bajo la premisa “el amor es la ley”, el gobierno ha inundado la televisión y la radio en las últimas semanas con anuncios que celebran la diversidad y la inclusión para promover el código.

El mandatario impulsó el amplio paquete legislativo que aseguró eliminará prejuicios y tabúes arraigados en la sociedad cubana.

Archivo-Un grupo de bailarines se presenta con banderas que representan a la comunidad LGBTI, en Cayo Guillermo, Cuba, 27 de noviembre de 2021.
Archivo-Un grupo de bailarines se presenta con banderas que representan a la comunidad LGBTI, en Cayo Guillermo, Cuba, 27 de noviembre de 2021. © Yamil Lage/AFP

Sin embargo, algunos conservadores, incluida la Iglesia Católica y los evangélicos, ven las cosas de manera diferente. Se oponen enérgicamente a temas como el matrimonio igualitario y se quejan de que el control gubernamental de los medios ha sofocado puntos de vista opuestos.

“Ciertos aspectos de este código han dividido las opiniones del público, incluidas las familias”, dijo la votante Lisandra Samon en la capital del país.

Opositores y simpatizantes del gobierno convirtieron la votación en una cuasi consulta para expresarse a favor o en contra del sistema socialista cubano.

La mayoría de las iniciativas electorales anteriores en la isla fueron aprobadas de manera abrumadora, pero una grave crisis económica que provocó largas colas para obtener alimentos, medicamentos y combustible había planteado la posibilidad de una protesta contra el gobierno.

La victoria del “Sí” en la consulta, luego de 25 borradores, alrededor de 80,000 reuniones públicas y 300,000 sugerencias públicas, debería sentar las bases para cambiar la arraigada cultura “machista” en la isla.

La entrada en vigor de las medidas aprobadas colocaría a Cuba a la vanguardia de las políticas sociales progresistas adoptadas en América Latina en los últimos años.

Con Reuters y EFE

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *