Petro pide a la ONU que ponga fin a la ‘guerra irracional contra las drogas’

El presidente colombiano cuestionó cómo están actuando los países ricos en la lucha contra el narcotráfico y la lucha contra el cambio climático y aseguró que la solución está en políticas efectivas para proteger el medio ambiente. En esta primera jornada, Jair Bolsonaro también dio su discurso con un duro discurso contra la izquierda brasileña y el presidente chileno Gabriel Boric para hablar del proceso constituyente.

Los líderes mundiales abrieron el primer día de discursos en la Asamblea General de las Naciones Unidas en un momento particularmente turbulento en el escenario internacional por cuestiones políticas y económicas que afectan a la gran mayoría de las naciones del planeta.

Los principales temas a tratar son la guerra de Ucrania, la crisis inflacionaria que afecta a la gran mayoría de las economías del mundo y la gran incertidumbre que genera el creciente problema del cambio climático. Problemas generales a los que se suman más problemas regionales.

Una mirada retrospectiva a los discursos más significativos del 20 de septiembre de 2022:

  • Gustavo Petro: «La guerra contra las drogas se ha convertido en una excusa para destruir la selva»

Aproximadamente dos meses después de asumir la presidencia de Colombia, Gustavo Petro debutó el 20 de septiembre en un discurso ante la Asamblea General de la ONU, en el que arremetió contra las actuales políticas contra las drogas y la explotación de hidrocarburos que, a su juicio, están destruyendo la selva amazónica. . , considerado uno de los principales pilares climáticos del planeta.

“Las relaciones de poder están plagadas de adicción al dinero, a perpetuarse con petróleo, cocaína y las drogas más duras, para anestesiarse más. Nada es más hipócrita que el discurso para salvar la selva. La selva arde mientras haces la guerra y juegas con ella”, dijo durante su discurso.

Petro pidió un cambio en el enfoque de la lucha contra las drogas. Culpó que durante años las políticas de diferentes gobiernos en países como Colombia, impulsadas por grandes potencias como Estados Unidos, se enfocaron en atacar los cultivos de hoja de coca, provocando graves problemas ambientales. Una posición que amenaza el planeta y la vida humana, y omite medidas que aborden las fallas de los países consumidores de drogas.

“A ustedes mi país solo le interesa tirar veneno en sus selvas, llevar a sus hombres a prisión y echar a sus mujeres a la exclusión”, dijo el mandatario que se opuso a la extinción de cultivos ilícitos con glifosato.

El mandatario colombiano también se refirió a los problemas ambientales que provoca la explotación de recursos como el carbón y el petróleo, motivado según él por «la adicción al consumo, al poder y al dinero» de los más poderosos.

“¿Qué es más tóxico para los humanos, la cocaína, el carbón o el petróleo? El dictamen del poder ordenó que la cocaína y que debe ser procesada para que provoque un mínimo de muertes por sobredosis y más por las mezclas que su clandestinidad provoca, pero en cambio se debe proteger el carbón y el petróleo para que su uso pueda extinguir todos humanidad”, cuestionó el primer jefe de Estado de izquierda en la historia de Colombia.

En este sentido, Petro insistió en que la guerra contra las drogas y la lucha contra la crisis climática «han fracasado».

Ante una posible solución, Petro propuso una mayor inversión ambiental para contrarrestar el cambio climático e incluso la condonación de la deuda de los países latinoamericanos para invertir estos recursos en la protección de la selva amazónica.

“Si no tienen fondos para revitalizar las selvas y el dinero es más importante para las armas que para la vida, entonces reduzcan la deuda externa para que con nuestro presupuesto salvemos a la humanidad y al planeta (…) Cambiar deuda por vida, cambiar deuda por naturaleza ”, elevó.

  • Erdogan destaca el papel diplomático de Turquía en la guerra de Ucrania

El papel de Turquía como mediador internacional. Esta es la línea defendida por el presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, durante su discurso ante la Asamblea General de Naciones Unidas. Una posición comprensible, ya que la presencia de Turquía en los conflictos regionales, ya sea en el contexto de estos o como mediador, es cada vez mayor.

Durante su intervención, el presidente turco subrayó la necesidad de que el conflicto en Ucrania termine diplomáticamente, ya que según su criterio “nunca habrá un ganador”.

El máximo representante turco subrayó cómo su país trató de explorar todas las vías para que se produzcan encuentros entre ambas partes para poner fin a un conflicto que afecta a todo el mundo.

Esta pregunta sirvió también para criticar la falta de eficacia mostrada por organismos internacionales como el Consejo de Seguridad de Naciones Unidas, desde el que pidió cambios y «más implicación» tras vivir este punto de inflexión que provocó el conflicto ruso-ruso. ucranio

El presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, sostiene una foto con niños refugiados sirios fallecidos para denunciar las acciones de Europa en la crisis migratoria en las Naciones Unidas, el martes 20 de septiembre de 2022.
El presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, sostiene una foto con niños refugiados sirios fallecidos para denunciar las acciones de Europa en la crisis migratoria en las Naciones Unidas, el martes 20 de septiembre de 2022. © María Altaffer/AP

Además de su papel en esta guerra, Erdogan tuvo espacio para hablar del conflicto sirio, un enfrentamiento armado civil que se desarrolla desde 2011 y en el que Turquía está del lado de los rebeldes y tiene presencia en el norte del país. nación siria. . El presidente ha pedido el fin de este prolongado conflicto y ha lanzado duras críticas al manejo de los refugiados que produce.

Turquía tiene actualmente más de 4 millones de refugiados sirios dentro de sus fronteras, en lo que es la mayor crisis migratoria del planeta. Una pregunta que ha utilizado Erdogan para criticar el papel de la comunidad internacional y, sobre todo, de Europa en este tema, asegurando que «la crisis de los refugiados no se resuelve abandonándolos, construyendo muros o dejándolos en campos de concentración».

En otros aspectos, Erdogan defendió sus posiciones en otros conflictos, como su apoyo a la paz y la defensa de los intereses de Azerbaiyán en el Cáucaso Sur, su defensa de la creación de un Estado palestino con capital en Jerusalén Este que paralizaría las «invasiones» de Israel. «, el reconocimiento del pueblo uigur en China sin necesidad de afectar la soberanía de Pekín o el fin de la crisis de refugiados rohingya en Bangladesh.

  • Boric promete encontrar «la fórmula adecuada» para crear una nueva Constitución en Chile

El presidente chileno afrontó su primera comparecencia ante la Asamblea General de la ONU repasando en profundidad la situación política que atraviesa su país desde hace años. Boric admitió la derrota en el plebiscito constitucional del 4 de septiembre y aseguró que, aunque apoyó esta propuesta, Chile debe encontrar una fórmula que le convenga a la gran mayoría de los chilenos.

El presidente de este país sudamericano aseguró que este rechazo «no es una derrota» para su gobierno, pero afirmó que tenía los ojos bien abiertos ante el mensaje enviado por el pueblo chileno. Una ciudad “que quiere cambios, pero que no quiere perder lo que ya ganó”.


En este sentido, Boric hizo un ejercicio de autocrítica, asegurando que “es más fácil recoger frustraciones y malestares que crear soluciones”. El Mandatario chileno recordó las razones por las que su país llegó a este proceso constituyente en el que pretende generar un cambio debido a las profundas desigualdades que existen en su nación por las políticas «desiguales» de distribución de la riqueza que se han implementado. en las ultimas decadas.

En otros aspectos, el mandatario chileno se refirió al riesgo de que su país sufra por el cambio climático y los desafíos que enfrenta el mundo y las democracias ante este gran problema global. Un problema que atribuye a los grandes países industrializados.

  • Bolsonaro critica a la izquierda brasileña a menos de dos semanas de las elecciones

El presidente brasileño, Jair Bolsonaro, fue el encargado de los discursos de apertura de los líderes mundiales ante la Asamblea General de las Naciones Unidas. Y lo hizo con un politizado discurso a las puertas de las elecciones presidenciales que se realizarán en esta nación sudamericana el próximo 2 de octubre.

El mandatario lanzó varias críticas contra la gestión realizada por la izquierda durante el período que estuvo en el poder en Brasil, asegurando que su gobierno estuvo al mando durante estos cuatro años de lucha contra la «corrupción sistemática». Un ataque indirecto a su principal rival, el candidato y expresidente Luiz Inácio Lula da Silva, que va primero en todas las encuestas y amenaza con impedir la reelección de Bolsonaro.

Sin citar directamente al líder de izquierda, dijo que los «responsables» de la corrupción en el país «han sido condenados». Y aseguró que el Brasil actual es muy diferente al que dejaron.


Su discurso se centró en la defensa de los «valores tradicionales» de la familia, el rechazo al feminismo o al aborto y la defensa de la religión. Aspectos que son un claro llamamiento a su potencial electorado de cara a las elecciones.

Un discurso donde prevaleció el contexto nacional sobre el internacional, ya que solo se refirió a la situación de guerra que atraviesa Ucrania, pidiendo un “alto el fuego” inmediato a ambas partes.

Sin embargo, el presidente brasileño mostró una posición diferente a la defendida durante estos meses por las naciones occidentales al criticar las sanciones contra Rusia. Según Bolsonaro, este método solo empeora la crisis mundial y facilita que algunos países busquen formas de obtener fuentes de energía de manera «sucia». Para el líder ultraderechista, el diálogo en este conflicto es la única solución.

Con EFE, Reuters y medios locales

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.